740x110-am-health-ruminants

Enfermedades destacadas


Todas las enfermedades por orden alfabético


Virus de la lengua azul (VLA)

Epidemiología
El agente causante de la lengua azul o fiebre catarral es un virus ARN bicatenario del género Orbivirus y la familia Reoviridae. Es una enfermedad no contagiosa que se transmite por insectos a rumiantes silvestres y domésticos, especialmente las ovejas.

Síntomas
Siete u ocho días después de contraer la infección, las ovejas desarrollan síntomas agudos como fiebre, letargo y aislamiento del rebaño. Poco después de manifestarse la fiebre, la mucosa bucal se inflama y se vuelve roja y se producen grandes cantidades de saliva espumosa. La lengua se hincha y, en algunos casos, se vuelve de color azul (de ahí el nombre de la enfermedad). La corona de la pezuña se vuelve roja y dolorosa. Los animales afectados pueden cojear y las ovejas hembra pueden abortar. En la mayoría de los casos, el crecimiento se retrasa y existe pérdida de pelaje. Las ovejas gravemente afectadas pueden morir entre 8 y 10 días después de contraer la infección.

En vacas y cabras, la infección suele ser asintomática. Cuando se presentan síntomas en el ganado vacuno, los más comunes son la hipertermia, el aborto hacia el final de la gestación (en el octavo mes), edemas (en ubres, pezones, vulva y jarretes) y eritemas (en mucosas, pezones y ubres).

Propagación del VLA
Los primeros casos de lengua azul aparecieron en 1876 en Sudáfrica. Aunque se solía creer que la incidencia se limitaba a África, la enfermedad se ha propagado a Asia, el sur de Estados Unidos, Australia y el sur de Europa durante los últimos 10 años. Se conoce un total de 24 serotipos diferentes del virus de la lengua azul, de los cuales ocho se han registrado en Europa (serotipos 1, 2, 4, 6, 8, 9, 11 y 16).

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Enfermedad de la frontera (EF)Arriba

Epidemiología
El virus de la DVB es un virus ARN monocatenario pequeño perteneciente al género Pestivirus. Existen otros dos virus de animales que pertenecen a este género: los virus que causan la enfermedad de la frontera (EF) en ovejas y la peste porcina clásica (PPC) en cerdos. El virus que causa la diarrea viral bovina (DVB) fue identificado por primera vez en 1946. La enfermedad se encuentra en todo el mundo y su prevalencia entre los animales expuestos al virus oscila entre el 30 % y el 80 % en diferentes países y regiones.

La DVB afecta a la fertilidad del rebaño
La infección pone en peligro la fertilidad del rebaño y provoca que la vaca vuelva a estar en celo tras la muerte embrionaria si esta se infecta entre la primera y la segunda semana de gestación. Puede provocar abortos y defectos de nacimiento durante la gestación.

Los animales persistentemente infectados por DVB actúan como reservorio de la infección
Una consecuencia común de la infección prenatal de los miembros de este género viral es el nacimiento de crías infectadas con inmunotolerancia permanente (infección persistente de DVB) que propagan el virus por el rebaño. Los animales permanentemente infectados con DVB (es decir, los animales infectados entre el segundo y el cuarto mes de gestación) portan el virus a lo largo de su vida y segregan constantemente grandes cantidades de partículas virales. Por tanto, este grupo constituye una importante fuente de infección para el resto del rebaño. Además, los animales permanentemente infectados con DVB desarrollan tarde o temprano la forma letal de DVB denominada enfermedad de las mucosas (EM). El número de animales permanentemente infectados con DVB en un rebaño infectado es del orden del 1 % (aunque puede llegar a alcanzar el 27 %) y su detección es primordial para controlar la enfermedad del pestivirus.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Diarrea viral bovina (DVB)Arriba

Epidemiología
El virus de la DVB es un virus ARN monocatenario pequeño perteneciente al género Pestivirus. Existen otros dos virus de animales que pertenecen a este género: los virus que causan la enfermedad de la frontera (EF) en ovejas y la peste porcina clásica (PPC) en cerdos. El virus que causa la diarrea viral bovina (DVB) fue identificado por primera vez en 1946. La enfermedad se encuentra en todo el mundo y su prevalencia entre los animales expuestos al virus oscila entre el 30 % y el 80 % en diferentes países y regiones.

La DVB afecta a la fertilidad del rebaño
La infección pone en peligro la fertilidad del rebaño y provoca que la vaca vuelva a estar en celo tras la muerte embrionaria si esta se infecta entre la primera y la segunda semana de gestación. Puede provocar abortos y defectos de nacimiento durante la gestación.

Los animales persistentemente infectados por DVB actúan como reservorio de la infección
Una consecuencia común de la infección prenatal de los miembros de este género viral es el nacimiento de crías infectadas con inmunotolerancia permanente (infección persistente de DVB) que propagan el virus por el rebaño. Los animales permanentemente infectados con DVB (es decir, los animales infectados entre el segundo y el cuarto mes de gestación) portan el virus a lo largo de su vida y segregan constantemente grandes cantidades de partículas virales. Por tanto, este grupo constituye una importante fuente de infección para el resto del rebaño. Además, los animales permanentemente infectados con DVB desarrollan tarde o temprano la forma letal de DVB denominada enfermedad de las mucosas (EM). El número de animales permanentemente infectados con DVB en un rebaño infectado es del orden del 1 % (aunque puede llegar a alcanzar el 27 %) y su detección es primordial para controlar la enfermedad del pestivirus.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

BrucelosisArriba

Descripción general
La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Brucella. Las especies de Brucella que causan una mayor preocupación son B. abortus, que afecta principalmente al ganado vacuno; B. melitensis, que afecta principalmente a cabras y ovejas y B. suis, que afecta principalmente a los cerdos. Todas estas especies de Brucella no se limitan a un solo anfitrión y pueden transmitirse a otras especies de animales o a seres humanos si se dan las condiciones apropiadas.

La brucelosis se transmite habitualmente a los animales susceptibles por contacto directo con otros animales infectados o en un entorno que esté contaminado por las secreciones de animales infectados. Por tanto, la brucelosis es un problema que afecta a todo el rebaño o la manada.

La brucelosis es una enfermedad de declaración obligatoria y cualquier incidencia debe notificarse a la autoridad sanitaria local. Existen diferentes programas de erradicación eficaces en función de la especie y de la tasa de infección. En lugares con tasas de incidencia altas, es necesario llevar a cabo programas de vacunación para reducir las tasas de infección. Una vez se logre esto, se introducen programas de vigilancia vinculados al sacrificio de los animales infectados. Estos programas permiten a determinadas regiones o países enteros adquirir el estado de «Libre de brucelosis» y «Oficialmente libre de brucelosis». En Europa, la vigilancia está regulada en la directiva de la UE 2003/99/CE sobre el control de las zoonosis.

Síntomas
Los síntomas comunes de una infección por Brucella son disminución de la producción de leche, pérdida de peso, aborto, infertilidad y cojera. La absorción de la Brucella se produce por vía oral o a través de heridas en la piel o las membranas mucosas. Las bacterias Brucella se excretan principalmente a través de las placentas o fetos abortados, así como con el semen y la leche.

En ocasiones, los animales pueden recuperarse tras un período de tiempo. Sin embargo, es más común que la enfermedad prevalezca aunque desaparezcan los síntomas. Los animales asintomáticos son peligrosos focos de infección.

Riesgos para la salud humana
La leche cruda y el queso sin pasteurizar representan las fuentes más frecuentes de infección humana. Los agricultores y el personal veterinario corren un mayor riesgo de infección debido a la exposición directa a material infectado procedente de abortos. En los seres humanos, la enfermedad no suele ser mortal pero, si no se trata, puede durar muchos años.

El período de incubación dura de 1 a 3 semanas pero, en ocasiones, puede prolongarse durante varios meses. Los pacientes muestran síntomas inespecíficos tales como fiebre ondulante, escalofríos, malestar general y dolor de cabeza.

Impacto económico
La brucelosis es un importante problema de salud pública y sanidad animal en muchas regiones del mundo. Aunque rara vez mata a los animales infectados, la brucelosis es una de las enfermedades más graves del ganado en todo el mundo si se considera el daño económico que la enfermedad puede causar.

Esta zoonosis ha sido o está a punto de ser erradicada en varios países, pero es aún prevalente en la región del Mediterráneo, África, Asia y América del Sur.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Artritis-encefalitis caprina (AEC) Arriba

Epidemiología
Tanto la AEC como Maedi-Visna son infecciones virales persistentes causadas por lentivirus muy relacionados entre sí pertenecientes a la familia Retroviridae. Aunque solo existen unos pocos casos documentados de transmisión interespecífica, el virus de la AEC (VAEC) ataca a las ovejas y el Maedi-Visna, a las cabras.

La infección se transmite de la madre al cordero o cabrito desde muy temprano a través del calostro o la leche, o bien a través de las secreciones respiratorias de los animales infectados. Desde el momento en que se convierte en portador permanente, el cordero o cabrito puede transmitir el virus al resto del rebaño a lo largo de toda su vida.

Síntomas
La AEC es una enfermedad que afecta al ganado caprino, causando artritis y mastitis en adultos y encefalitis en los animales más jóvenes. Maedi-Visna es una enfermedad que afecta a las ovejas, las cuales presentan síntomas como disnea o dificultad respiratoria, artritis y pérdida de peso. Además, algunos ovinos desarrollan lesiones de gravedad variable en los pulmones y en las ubres. El VAEC y Maedi-Visna son virus estrechamente relacionados.

Prevalencia
Aunque se han identificado lentivirus ovinos en la mayoría de los países donde se crían ovejas (aparte de Australia y Nueva Zelanda), el VAEC está más difundido en los países industrializados.

Para obtener el estado de libre de la enfermedad, se requiere llevar a cabo pruebas serológicas
La detección serológica de ambos virus es obligatoria para recibir la certificación relativa a las unidades de cría ovina y caprina. Los síntomas sólo se manifiestan en una fracción de los animales seropositivos (del 9 al 38 %, según el estudio).

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

ClamidiosisArriba

En los rumiantes, la clamidiosis es una enfermedad contagiosa causada por una bacteria que también puede infectar a las aves y los humanos. En los rumiantes, puede provocar aborto, parto prematuro, neumonía, conjuntivitis y artritis. La infección se puede transmitir al rumiante recién nacido, joven o adulto a través de las bacterias que se excretan en grandes cantidades en las membranas o líquidos fetales, las heces, la orina y la leche, aunque la principal vía de infección es a través de la inhalación de aerosoles contaminados. La taxonomía de Chlamydia fue revisada por Everett en 1999. En la nueva clasificación, la especie se divide en dos géneros principales:

  • El género Chlamydia, que incluye C. trachomatis (humanos), C. suis (cerdos) y C. muridarum (ratones y hámsters)
  • El género Chlamydophila, que consta de seis especies: Cp. abortus (mamíferos), Cp. psittaci (aves), Cp. felis (gatos), Cp. caviae (cobayas), Cp. pecorum (mamíferos) y Cp. pneumoniae (humanos)

En los rumiantes, se han identificado dos especies: Cp. abortus (que provoca el aborto) y Cp. pecorum (que provoca infección intestinal asintomática, neumonía, conjuntivitis, artritis, aborto e infertilidad). En mujeres embarazadas, el C. abortus también puede inducir el aborto con complicaciones graves.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Clostridium perfringensArriba

Descripción general
La Clostridium perfringens es una bacteria anaeróbica formadora de esporas que se encuentra comúnmente en el suelo y el tracto digestivo de diversos animales domésticos y se clasifica en seis tipos únicos (A, B, C, D, E y F), siendo los tipos B, C y D las formas más comunes de la enfermedad.

Es común que pequeñas cantidades de C. perfringens habiten en el tracto digestivo del animal y pasen a través de él sin causar la enfermedad. Sin embargo, en los casos en que un animal está expuesto a un aumento repentino de hidratos de carbono (leche, concentrados suplementarios, etc.), la C. perfringens puede aumentar rápidamente en número y producir grandes cantidades de toxinas que a menudo provocan la muerte en un breve período de tiempo.

El tipo B, también conocido como disentería del cordero, presenta una alta tasa de mortalidad en los corderos jóvenes y también está relacionada con la enfermedad en terneros jóvenes.

El tipo C afecta normalmente al ganado vacuno, así como a pequeños rumiantes y cerdos, pudiendo causar enteritis necrótica y hemorrágica.

El tipo D, también conocido como «enfermedad del riñón pulposo» o «enfermedad por sobrealimentación», afecta a los pequeños rumiantes y el ganado vacuno." Los tipos A y C de C. perfringens también pueden causar enterocolitis (inflamación de los intestinos grueso y delgado) en potros. Las razas más susceptibles son los caballos de ganadería como, por ejemplo, el caballo Cuarto de Milla.

Síntomas
Debido a la naturaleza agresiva de la enfermedad y la rapidez con la que se produce la muerte, puede resultar difícil observar los síntomas clínicos en un animal infectado. Un examen detallado del animal antes de la muerte puede revelar una serie de síntomas de la infección por C. perfringens como agitación, caminar en círculos, presión de la cabeza, convulsiones, apatía, diarrea, cólicos o desinterés por los cuidados.

Riesgos para la salud humana
La C. perfringens no parece presentar ningún riesgo zoonótico.

CriptosporidiosisArriba

Descripción general
La criptosporidiosis la causan parásitos intestinales microscópicos que se excretan en las heces de un animal infectado. Estos parásitos, de distribución mundial, interactúan normalmente con otros agentes enteropatógenos y producen diarrea y lesiones intestinales en animales de granja recién nacidos como lechones, corderos, cabritos y potros.

Los estudios han demostrado que las infecciones concurrentes con otros agentes patógenos como el coronavirus y el rotavirus pueden derivar en diarrea más severa. Si bien la tasa de mortalidad de la criptosporidiosis es normalmente baja, puede ser mortal si se complica a causa de otros factores, como un déficit de energía como resultado de una ingesta baja de leche/calostro, infecciones concurrentes o escalofríos causados por condiciones climáticas adversas.

La enfermedad se puede transmitir directamente de animal a animal o indirectamente por la contaminación ambiental, la contaminación fecal (del agua o del suministro de alimento) o por transmisión humana. La infección en los terneros se puede detectar tan temprano como a los 5 días de edad, ya que la diarrea ocurre entre los 5 y los 15 días de edad.

En pequeños rumiantes, la infección puede asociarse con brotes graves de diarrea, lo que se refleja en altas tasas de mortalidad en corderos de 4 a 10 días de edad y cabritos de 5 a 21 días de edad.

Aunque la criptosporidiosis no suele considerarse un importante patógeno entérico en los cerdos, la infección puede manifestarse a casi cualquier edad (desde la primera semana de edad hasta la edad de mercado) y puede causar diarrea malabsortiva posdestete en cerdos infectados.

La criptosporidiosis es menos frecuente en los potros pero, cuando se produce la infección, esta suele manifestarse entre las 5 y las 8 semanas de edad.

Síntomas
Los síntomas de la criptosporidiosis pueden incluir diarrea que persiste durante varios días, pérdida significativa de peso, emaciación, apatía, anorexia y deshidratación.

Riesgos para la salud humana
El Cryptosporidium puede ser una causa común de diarrea no vírica en personas inmunocompetentes (por ejemplo, niños) y puede provocar efectos graves sobre la salud de personas inmunodeficientes. Los animales infectados pueden transmitir la enfermedad directamente a los seres humanos y también existe riesgo de transmisión de la criptosporidiosis a través de aguas superficiales y de agua potable contaminada con las heces de un animal infectado.

Fasciola hepaticaArriba

Descripción general
La Fasciola hepatica puede detectarse en una amplia variedad de anfitriones de todo el mundo, incluido el ganado vacuno y ovino, donde la infección se presenta en una de sus tres formas: crónica, que causa una alta tasa de mortalidad en ovejas pero baja letalidad en bovinos; aguda, que suele ser mortal en ovejas; y, en combinación con una infección secundaria como la hepatitis necrótica infecciosa, lo cual causa muertes frecuentes en las ovejas.

La enfermedad se transmite a través de la ingestión de vegetación acuática que contiene cercaria enquistada que ha surgido a partir de caracoles limneidos infectados. Tras la ingestión, los trematodos jóvenes pasan al duodeno del animal, viajan hasta el hígado y residen en el parénquima durante varias semanas, donde crecen y destruyen el tejido.

Aunque la mayoría de los trematodos son eliminados por el ganado en < 6 meses, los trematodos adultos pueden vivir dentro del conducto biliar de las ovejas durante varios años.

Síntomas
En casos de fasciolosis aguda, los síntomas pueden incluir abdomen distendido, anemia y muerte súbita, generalmente en las 6 semanas posteriores a la infección. Los síntomas subagudos de la enfermedad suelen ser anemia y hemorragias, que conducen a la muerte en un plazo de 7 a 10 semanas tras la infección.

Los síntomas de la fasciolosis crónica pueden incluir anemia, edemas y reducción de las secreciones lácteas.

Riesgos para la salud humana
La fasciolosis puede transmitirse a los humanos a través de la ingestión de agua potable contaminada y plantas de agua dulce en zonas endémicas, así como el consumo de hígado de oveja poco cocinado. Tras ingerir el material infectado, la cercaria se enquista en el duodeno, donde se desarrolla hasta alcanzar la fase larvaria y, finalmente, penetra en el tracto biliar a través del tejido hepático.

Impacto económico
Los trematodos hepáticos pueden acarrear importantes consecuencias económicas al perjudicar considerablemente la eficacia de la alimentación, el crecimiento y la fecundidad tanto del ganado vacuno como del ovino.

Fiebre aftosa (FA)Arriba

Descripción general
La fiebre aftosa (FA) es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta a todos los animales de pezuña hendida y está muy extendida por todo el mundo. La FA no puede distinguirse clínicamente de otras enfermedades vesiculares como la enfermedad vesicular porcina (EVP).

El virus es un miembro del género Apthovirus, de la familia Picornaviridae. Existen siete serotipos del virus de la fiebre aftosa: O, A, C, SAT 1, SAT 2, SAT 3 y Asia 1. La infección con cualquiera de los serotipos no confiere inmunidad contra uno de los otros serotipos.

De las especies domésticas, las vacas, los cerdos, las ovejas y las cabras son susceptibles a la fiebre aftosa.

Síntomas
Los síntomas clínicos de la fiebre aftosa son la aparición de vesículas (pequeñas ampollas) en las patas, en la cavidad bucal y alrededor de esta, así como en las glándulas mamarias de las hembras. También pueden aparecer vesículas en las fosas nasales y en puntos de presión de las extremidades, especialmente en cerdos.

La transmisión se produce generalmente por contacto entre animales infectados y susceptibles. El virus puede ser expulsado en el aire durante la fase aguda de la infección.

Riesgos para la salud humana
La FA no parece presentar ningún riesgo zoonótico.

Impacto económico
La presencia de fiebre aftosa es una amenaza económica muy importante para la industria ganadera debido al sacrificio de rebaños y la restricción de las exportaciones de carne procedente de las zonas afectadas.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Maedi-VisnaArriba

Descripción general
El Maedi-Visna (MV), la neumonía progresiva ovina (NPO) y la artritis-encefalitis caprina (AEC) son enfermedades crónicas de las ovejas y las cabras que normalmente se agrupan bajo el nombre de lentivirus de pequeños rumiantes (LVPR). Maedi-Visna es un nombre islandés que describe dos de los síndromes asociados al virus de MV. «Maedi» significa «respiración forzada» y hace referencia a la «neumonitis intersticial», característica de la enfermedad. Por otro lado, «visna» se traduce como «debilitante», síntoma que se asocia a la meningoencefalitis paralizante.

Los lentivirus ovinos se han identificado en países de cría de ovejas de todo el mundo, con la excepción de Nueva Zelanda y Australia. El virus de la artritis-encefalitis caprina se encuentra principalmente en los países industrializados, coincidiendo con el transporte internacional de cabras lecheras (razas europeas).

El virus afecta a todas las razas de ovejas y cabras, pero los estudios han demostrado que algunas razas pueden tener mayor resistencia a la infección por lentivirus. La transmisión de MV y VAEC se produce principalmente por vía oral, a través de la ingestión de calostro o leche infectada o por la inhalación de pequeñas gotas de aerosol infectadas.

Síntomas
Los síntomas predominantes en las ovejas con la afectación clínica son emaciación y disnea mientras que, en las cabras, el síntoma característico es la poliartritis. Entre los posibles síntomas se encuentran la fiebre, la tos y el exudado bronquial, aunque apenas se manifiestan a menos que se produzca una infección bacteriana secundaria. La forma encefalítica del virus se suele asociar a movimientos en círculo, temblores musculares y parálisis.

Riesgos para la salud humana
La MV no parece presentar ningún riesgo zoonótico.

Impacto económico
Los programas de control han contribuido a disminuir la incidencia de MV en algunos países, pero la enfermedad sigue siendo generalizada en diversas partes del mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos, las tasas de infección de las ovejas pueden superar el 50 % en algunas zonas como, por ejemplo, Estados del Medio Oeste y el Oeste, donde se han registrado algunas de las tasas más altas. Las infecciones son generalmente asintomáticas, pero una vez que aparecen los síntomas clínicos, la MV suele ser progresiva y letal.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Fiebre QArriba

Epidemiología
La fiebre Q (Query) es una zoonosis de distribución mundial (a excepción de Nueva Zelanda). El agente que la causa es la bacteria Coxiella burnetii, una bacteria intracelular estricta que puede infectar a muchas especies animales, entre las que se incluyen rumiantes, perros, gatos, aves y artrópodos, así como los seres humanos. En los rumiantes (los cuales se cree que son el principal reservorio de la infección en humanos), la enfermedad se asocia principalmente con la disfunción reproductiva. Por lo general, la enfermedad es asintomática y no se suelen efectuar pruebas de detección hasta que un animal aborta varias veces o muestra problemas reproductivos. La Coxiella burnetii coloniza la placenta y causa partos prematuros, bajo peso al nacer y abortos.

Impacto de la fiebre Q en humanos
La principal vía de infección en los seres humanos se produce a través de la inhalación de aerosoles contaminados, pero las mujeres embarazadas no deben beber leche sin pasteurizar ni consumir productos lácteos fabricados con leche sin procesar. La fiebre Q suele pasar desapercibida porque puede confundirse con un síndrome similar al de la influenza. Las consecuencias pueden ser terribles en mujeres embarazadas (aborto o parto prematuro) y en sujetos con inmunodeficiencia o pacientes con valvulopatía.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

NeosporosisArriba

Epidemiología
Neospora caninum es un parásito protozoario observado por primera vez en perros, en los cuales suele provocar miositis y encefalitis. Sin embargo, en la década de los noventa se observó que la Neospora también fue una de las principales causas de aborto en vacas, por lo general entre el cuarto y el séptimo mes de gestación. Dependiendo del número de vacas infectadas en el rebaño, la tasa de aborto puede oscilar entre el 5 % y el 30 %. Las tasas más altas se caracterizan por una serie de abortos en cadena en menos de un mes.

Transmisión
Aún no está claro cómo se transmite el parásito, pero la vía principal parece ser de la madre a las crías, con al menos un 80 % de terneros infectados que nacen de vacas seropositivas. Por otro lado, se ha sugerido que los perros pueden estar involucrados en la transmisión de Neospora en bovinos. Esta infección se conoce en todos los continentes y es la principal causa de aborto bovino en algunos países (por delante de la DVB y la RIB).

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Paratuberculosis (MAP/enfermedad de Johne)Arriba

Descripción general
La paratuberculosis, también conocida como la enfermedad de Johne, es una infección causada por la presencia de la Mycobacterium avium subespecie paratuberculosis en el intestino delgado de los rumiantes. Es un problema de salud animal en todo el mundo que afecta específicamente a los rebaños de reses y vacas lecheras.

La paratuberculosis es una enteritis crónica y debilitante y su presencia en el rebaño puede tener efectos graves sobre la producción.

El diagnóstico de la infección clínica suele confirmarse por la detección del microorganismo patógeno, M. avium subesp. paratuberculosis, en heces o en los tejidos intestinales durante el examen póstumo. La identificación de la enfermedad subclínica en los animales, los cuales pueden expulsar el organismo durante largos períodos de tiempo y, por tanto, ser la fuente de infección para otros miembros del rebaño, es más difícil. La prevalencia de la paratuberculosis bovina en Europa varía en función del país y oscila entre el 7 % y el 55 %.

Síntomas
Los animales de más de 2 años de edad en un estadio avanzado de la enfermedad suelen presentar los síntomas: inflamación crónica del intestino, lesiones en los ganglios linfáticos mesentéricos, diarrea, pérdida de peso y edemas.

Riesgos para la salud humana
Se sabe que la bacteria causante de la paratuberculosis, M. avium subesp. paratuberculosis, sobrevive a la pasteurización de la leche y otros productos lácteos y, por tanto, podría acarrear un riesgo para la salud humana. Existen cada vez más evidencias científicas que indican que existe una relación entre la paratuberculosis en los rebaños lecheros y la enfermedad de Crohn en los seres humanos. La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica incurable.

Impacto económico
La presencia de la paratuberculosis en el ganado doméstico puede conllevar importantes pérdidas económicas debido a varios factores, como la reducción de la producción, el sacrificio prematuro y los costes veterinarios. En Estados Unidos, la paratuberculosis es un motivo de preocupación creciente en la industria ganadera porque la presencia de la enfermedad afecta negativamente al comercio internacional de ganado y de productos ganaderos, lo cual genera pérdidas económicas para los productores. Por esta razón, se creó el programa voluntario de control de la enfermedad de Johne en rebaños (VJDHSP). En abril de 2002, el servicio veterinario de inspección de salud animal y vegetal de EE. UU. (USDA-APHIS) incorporó partes de este programa a su programa normativo nacional.

En la Unión Europea no se han implantado programas oficiales; sin embargo, cada país aplica sus propias políticas específicas.

Australia posee su propio programa de control de la enfermedad de Johne (NJDCP) cuyo objetivo es reducir la propagación y los efectos de la enfermedad de Johne. Se trata de un programa de cooperación en el que participan las industrias ganaderas, el gobierno y los profesionales veterinarios de Australia. Animal Health Australia (AHA) gestiona el programa en representación de las tres partes involucradas.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Gastroenteritis neonatalArriba

Epidemiología
La diarrea es una causa importante de muerte en terneros y otros rumiantes jóvenes. Esta forma de gastroenteritis neonatal se debe a la infección causada por microorganismos que se ingieren y llegan al intestino. Existen muchos microorganismos que pueden provocar diarrea neonatal, incluidos virus (rotavirus, coronavirus), bacterias (Salmonella, Escherichia coli K99 enterotoxigénica) y protozoos (Cryptosporidium parvum, coccidios).

Síntomas
A menudo, la infección vírica prepara el camino para una sobreinfección bacteriana, lo que agrava el problema y empeora el resultado. Los primeros síntomas de diarrea son pérdida de apetito, retracción y tensión abdominal y letargia. En los animales, la diarrea puede conducir rápidamente a la deshidratación, seguida de parálisis, insuficiencia circulatoria y muerte.

Pruebas de laboratorio necesarias para el diagnóstico
El agente causal de la diarrea en los terneros no se puede determinar únicamente en función de los síntomas, sino que también es necesario realizar pruebas de laboratorio. La mejor profilaxis contra la diarrea neonatal es asegurarse de que el ternero recibe una dosis adecuada de calostro tan pronto como sea posible después del parto.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Herpesvirus ovino tipo 2 (coriza gangrenosa)Arriba

Epidemiología
La coriza gangrenosa es una enfermedad de los grandes rumiantes y los cerdos que se caracteriza por una fiebre alta generalmente letal. Esta enfermedad se debe a la infección por un virus perteneciente al género Rhadinovirus (de la familia Herpesviridae), concretamente por uno de los dos herpesvirus gamma. El anfitrión natural del herpesvirus alcelaphine 1 (AIHV-1) es el ñu, en el cual la infección es asintomática. La enfermedad tiene incidencia en diversas partes de África y en una amplia variedad de especies rumiantes de parques zoológicos. El herpesvirus ovino 2 (OvHV-2) es frecuente en todas las razas de ovejas domésticas, en cuyo caso es una infección subclínica.

Síntomas
Con incidencias en la mayor parte del mundo, las manifestaciones clínicas de la enfermedad pueden variar en gran medida, desde una forma aguda con síntomas leves hasta una forma más típica con fiebre alta, ulceración erosiva de la mucosa gastrointestinal, queratoconjuntivitis con opacidad corneal, y abundante secreción nasal y ocular.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Fiebre del valle del Rift (FVR)Arriba

Descripción general
La fiebre del Valle del Rift (FVR) se incluye en la categoría de bunyavirus y es una enfermedad zoonótica aguda que afecta a rumiantes de la península de Arabia, África y Madagascar. En períodos de epidemia, pueden producirse altas tasas de abortos y mortalidad entre los animales jóvenes y los seres humanos pueden experimentar una enfermedad similar a la influenza.

La FVR puede transmitirse por el movimiento de animales infectados con el virus o por diferentes especies de mosquitos transportados por el viento. Los casos de FVR suelen alcanzar su máxima incidencia durante el verano y, con las primeras heladas, los insectos portadores y la enfermedad suelen desaparecer. En las regiones más cálidas, los portadores y la enfermedad pueden estar presentes durante todo el año.

Síntomas
Los síntomas comunes de la FVR pueden incluir letargia, fiebre, poca disposición para alimentarse, dolor abdominal, ictericia y diarrea. En algunos casos, el aborto es el único signo de infección que muestra el animal.

Riesgos para la salud humana
Existen probabilidades de contagio entre los seres humanos a través del contacto con tejidos o fetos abortados de animales infectados, picaduras de mosquitos o aerosoles de sangre que se generan durante la matanza de un animal infectado.

RotavirusArriba

Descripción general
El rotavirus bovino se clasifica dentro de la familia de virus Reoviridae que, junto con los coronavirus, es responsable del > 50 % de los problemas de diarrea en terneros. Si bien el rotavirus es común en los rebaños de ganado, otros animales como pollos, cerdos, ovejas, caballos y conejos son también susceptibles a la enfermedad.

El virus se introduce a través del intestino delgado, ataca a las vellosidades y dificulta la absorción de sustancias en el cuerpo del animal. Esta condición provoca pérdida de agua en las células epiteliales y el cuerpo, causando deshidratación y la muerte en caso de producirse una fuerte deshidratación y emaciación.

La transmisión ocurre generalmente cuando un animal no infectado entra en contacto oral con heces infectadas y alimentos contaminados o si viven en habitáculos cuyas condiciones de higiene son deficientes. Las vacas que muestran los síntomas y los síntomas pueden excretar el virus durante una semana, mientras que algunas vacas pueden volver a infectarse y esparcir el virus durante toda su vida sin presentar síntomas.

Síntomas
El principal síntoma de rotavirus es una diarrea líquida de color amarillo que contiene moco, sangre o ambos. Además, el animal puede volverse apático y mostrar desinterés por la bebida o la comida, lo que puede provocar una deshidratación de leve a grave, dependiendo del animal y de las circunstancias.

Riesgos para la salud humana
Las cepas de rotavirus bovino y humano son específicas de sus anfitriones y no se considera que exista un riesgo de transmisión de una especie a otra.

Impacto económico
Pueden producirse pérdidas económicas significativas debido a un aumento de la morbilidad y la mortalidad entre los rumiantes recién nacidos, los costes del tratamiento y la reducción de las tasas de crecimiento.

Virus de SchmallenbergArriba

Epidemiología
El virus de Schmallenberg pertenece a la familia Bunyaviridae, género Orthobunyaviridae y está estrechamente relacionado con los virus Akabane, Aino y Shamonda. Este virus fue identificado por primera vez en noviembre de 2011 en Alemania. El virus se detectó en varias muestras procedentes de anfitriones de la especie bovina y ovina que mostraban síntomas atípicos no característicos de las enfermedades conocidas por aquel momento.

Síntomas
Este virus ocasiona síntomas clínicos leves que afectan a la salud general del animal, tales como hipertermia, pérdida de apetito, disminución de la producción de leche y, en algunos casos, diarrea. La infección de las hembras durante la gestación también puede provocar el nacimiento de crías con malformaciones (p. ej., hidrocefalia).

Diagnóstico
La detección óptima del virus se efectúa mediante el examen del cerebro de un feto abortado, pero también puede detectarse en la sangre, el suero y el bazo (FLI, Laboratorio nacional de referencia alemán).

ToxoplasmosisArriba

Descripción general
La toxoplasmosis es una infección causada por el parásito protozoario Toxoplasma gondii, que pertenece a la familia Sarcocystiidae. Las infecciones por toxoplasma son generalizados en los seres humanos y otras muchas especies de animales de sangre caliente como cerdos, ovejas y cabras. La incidencia de la enfermedad se extiende a todo el mundo; sin embargo, su prevalencia en las poblaciones humanas y animales varía considerablemente según el país de que se trate.

La infección se produce al consumir carne cruda o poco hecha que contenga quistes tisulares y taquizoitos o bien alimentos o agua contaminados con ooquistes. La carne y los productos cárnicos infectados por toxoplasma se consideran una fuente importante de la infección en humanos.

Síntomas
Los síntomas clínicos incluyen fiebre, diarrea, tos, disnea, ictericia, convulsiones y muerte. La T gondii es también una causa importante de aborto y muerte fetal en ovejas y cabras y, en ocasiones, también en cerdos. Cuando una cordera preñada contrae la infección, los taquizoitos se propagan a través del torrente sanguíneo hasta los cotiledones placentarios, causando necrosis. Los taquizoitos también se pueden propagar hasta el feto, causando necrosis en varios órganos.

Riesgos para la salud humana
En los humanos, las infecciones por toxoplasma también son asintomáticas en su mayor parte. Los síntomas clínicos aparecen con mayor frecuencia en individuos con inmunosupresión, en los que una infección de esta enfermedad puede causar graves enfermedades neurológicas. Estudios recientes han demostrado, sin embargo, que las personas inmunocompetentes pueden desarrollar toxoplasmosis clínica con mayor frecuencia de lo que se pensaba anteriormente. El Panel de Riesgos Biológicos considera que la toxoplasmosis es una enfermedad infradetectada y cuya incidencia no se ha registrado en su totalidad en la Unión Europea (The EFSA Journal 2007; 583: 1-64). Recientemente, este organismo ha clasificado al «Toxoplasma gondii y a la Escherichia coli productora de verotoxinas patógenas (VTEC por sus siglas en inglés) como los riesgos biológicos de mayor relevancia en lo que respecta a la inspección de ganado ovino y caprino» (The EFSA Journal 2013; 11(6): 3265).

El Instituto de patógenos emergentes de la Universidad de Florida clasifica la toxoplasmosis como la 2ª contaminación microbiana de mayor riesgo para la salud pública de todas las infecciones transmitidas por los alimentos en su publicación «Ranking the risks: The 10 Pathogen-Food Combinations with The Greatest Burden on Public Health». (Clasificación de los riesgos: las 10 combinaciones de patógenos alimentarios con mayor riesgo para la salud pública).

Impacto económico
Debido al riesgo de infección en humanos, la industria de producción de carne puede verse gravemente afectada si se produce una infección por toxoplasma. La supervisión y el diagnóstico de la infección en piaras y rebaños ovinos y caprinos puede llevarse a cabo fácilmente mediante pruebas de detección de anticuerpos de Toxoplasma en el suero, el plasma o el jugo de la carne del animal.

El toxoplasma causa pérdidas en rebaños de pequeños rumiantes debido al aborto, la muerte fetal o el nacimiento de corderos débiles. La aplicación de medidas adecuadas, basadas en los resultados de las pruebas, puede mejorar significativamente el estado de salud de un rebaño.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.

Encefalopatías espongiformes transmisiblesArriba

Descripción general
Las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) son enfermedades infecciosas del cerebro que afectan a las especies animales bajo diversas formas, como la encefalopatía espongiforme bovina (ganado vacuno), la tembladera (cabras y ovejas) y la caquexia crónica (ciervos). Las causantes de la enfermedad son proteínas priónicas modificadas resistentes a los productos químicos y al calor, que no se descomponen fácilmente en el medio ambiente y que a menudo sobreviven en el suelo durante varios años.

Se han registrado casos de la enfermedad a nivel mundial, con una mayor frecuencia de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en Europa y de caquexia crónica (CWD) en América del Norte. Las EET provocan una lenta degeneración del sistema nervioso central que conduce en última instancia a la muerte del animal y, a menudo, transcurre un lapso de tiempo considerable entre la infección del animal y la aparición de los primeros síntomas. Como ejemplo, desde el momento de la infección, es posible que el ganado no muestre ningún síntoma clínico hasta pasados 6 años y, en el caso de las ovejas, estas pueden no mostrar síntomas hasta después de 4 años.

La transmisión de la EEB en el ganado vacuno se produce a través de la ingestión de piensos que contienen huesos y carne contaminados. No parece que la enfermedad se transmita de forma natural entre el ganado, aunque existen evidencias que sugieren que puede haber riesgo de infección por vía materna de terneros nacidos de vacas infectadas. Aunque se desconocen los detalles de la patogénesis, los estudios demuestran que, una vez que el agente se introduce en el animal por exposición oral, este se replica en las placas de Peyer del íleon y migra hasta el sistema nervioso central a través de los nervios periféricos.

Síntomas
Los síntomas clínicos de las EET son a menudo sutiles y pueden incluir nerviosismo, agresividad, cabeza gacha, ataxia, temblores y aumento de la sensibilidad al tacto (hiperestesia). Los animales también se pueden mostrar reacios a ser ordeñados, experimentar pérdida de peso y disminuir la producción de leche.

Riesgos para la salud humana
Los seres humanos pueden desarrollar una forma de EET conocida como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) al consumir alimentos que han sido contaminados con EEB. Existen iniciativas en marcha para retirar los tejidos bovinos de alto riesgo de la cadena alimentaria humana y, en el caso de los productos que contienen proteínas bovinas (cosméticos, productos farmacéuticos, etc.), se han instaurado medidas para garantizar que las materias primas proceden de regiones libres de EEB.

Impacto económico
Las EET pueden generar importantes pérdidas económicas, ya sea por el sacrificio de animales relacionados con casos de EEB o de tembladera, la destrucción de los materiales especificados de riesgo (MER) derivados de los rumiantes (bovinos, ovinos y caprinos) o por el efecto negativo que las restricciones a la exportación en las zonas afectadas pueden producir en la industria cárnica en su conjunto.

Los requisitos normativos varían según el país; es posible que los productos no estén disponibles en su área geográfica.