Asma alérgica Causas, síntomas y pruebas


¿Qué es el asma alérgica?  

El asma alérgica, o asma inducida por alergia, es un tipo de asma que la alergia desencadena o empeora. La exposición a alérgenos (por ejemplo, polen, caspa, moho, etc.) o a irritantes a los que los pacientes están sensibilizados puede aumentar los síntomas y precipitar las exacerbaciones en los pacientes con asma.1 El asma y la alergia tienden a ir de la mano. De hecho, el 90 por ciento de los niños y el 60 por ciento de los adultos con asma sufre alergia.2,3  

El asma, el trastorno inflamatorio complejo y crónico que estrecha las vías respiratorias, constituye un problema de salud pública grave que afecta tanto a niños como a adultos. Aproximadamente 250 000 personas mueren en todo el mundo cada año de asma, y casi todas estas muertes se pueden evitar.

Asma y desencadenantes alérgicos: Cómo mejorar el asma

Lo más importante es conocer cuáles son los desencadenantes alérgicos subyacentes. Obtenga respuestas con un análisis de sangre.

Causas y desencadenantes comunes del asma alérgica

 

Muchas de las mismas sustancias que ocasionan una reacción alérgica también pueden afectar a las personas que padecen asma. Los alérgenos comunes que pueden desencadenar asma alérgica son los siguientes:

 

Caspa de animales
Ácaros del polvo
Insectos
Polen
Moho

¿Busca, como profesional sanitario, una lista completa de alérgenos y síntomas asociados al asma alérgica? 

Lea nuestros documentos informativos, un recurso divulgativo y fácil de usar en el que se tratan temas como reactividades cruzadas, nombres de componentes y planes de control.

Síntomas del asma alérgica

Por lo general, el asma se manifiesta como uno o varios de los siguientes síntomas:4

  • Sibilancias 
  • Tos 
  • Dificultad respiratoria
  • Presión en el pecho 

Los síntomas pueden manifestarse en conexión con la exposición a alérgenos, el ejercicio, al aire frío o seco, y las infecciones de las vías respiratorias. Otros factores irritantes, como olores fuertes o el humo de cigarrillos, también pueden suponer un agravamiento. Para controlar el asma alérgica, es importante identificar y reducir la exposición a los desencadenantes alérgicos.

La exposición a un alérgeno puede causar una crisis de asma. Durante las crisis asmáticas, los músculos que rodean los tubos bronquiales se contraen, se estrechan los conductos de aire y se hace extremadamente difícil respirar.5 Afortunadamente, casi todas las personas que reciben tratamiento se recuperan incluso de las crisis más graves.6

Es importante descubrir los alérgenos que pueden agravar el asma para controlar la exposición y reducir adecuadamente el riesgo de sufrir crisis de asma. Busque atención de emergencia si experimenta uno de los siguientes síntomas:

·   Dificultad para respirar
·   Dolor fuerte en el pecho
·   Dificultad para caminar o hablar
·   Piel azulada

Se ha demostrado que reducir la exposición a desencadenantes de alergia confirmados puede repercutir de forma considerable en la capacidad de controlar el asma: menos síntomas, menos visitas al hospital y mejor calidad de vida.7-9

Preguntas frecuentes sobre alergia y asma

La mayoría de los pacientes con asma padecen varias sensibilidades alérgicas que aumentan su carga de alérgenos.10,11 Estas sensibilizaciones a alérgenos se añaden a la carga de desencadenantes del paciente que, finalmente, deriva en crisis asmáticas, incluso derivadas de otros desencadenantes no alérgicos.10,12 En pacientes con asma y aeroalergia (es decir, alergia a sustancias en suspensión en el aire, como polen o esporas de moho), además de estrategias farmacológicas, la reducción de la exposición a los alérgenos sensibilizados puede aliviar o reducir los síntomas.13-17

El umbral de síntomas alérgicos es el punto a partir del cual la carga de alérgenos acumulada empieza a traducirse en síntomas.18.19 Obtenga más información acerca del umbral de síntomas.

Cualquier persona, con independencia de su edad, sexo, raza o nivel socioeconómico, puede verse afectada por el asma.

No hay cura para el asma, por lo que su mejor defensa es descubrir si tiene desencadenantes subyacentes y, después, limitar su exposición a ellos. Comience por enumerar sus síntomas. Conocer los tipos de síntomas experimentados y cuándo se presentan puede ayudar a un médico a determinar si usted es apto para someterse a pruebas de alergia

Sí. Reducir la exposición a uno o varios desencadenantes alérgicos puede contribuir a mitigar los síntomas. Esto solo puede lograrse colaborando con un profesional sanitario para comprender su perfil alérgico concreto. Comience por rellenar nuestro monitorizador de síntomas.

Desafortunadamente, no es posible superar el asma ni hacerla desaparecer. El asma es una enfermedad crónica que cambia de forma permanente las vías respiratorias de los pulmones.Es posible que los síntomas y los ataques disminuyan o mejoren con el tiempo. Sin embargo, siempre puede haber riesgo de que estos síntomas vuelvan a aparecer.

Pruebas y control del asma alérgica  

Con el asma alérgica, el historial no suele bastar para realizar un diagnóstico de alergias preciso. Por ejemplo, un paciente puede presentar un historial indicativo de alergia a los ácaros del polvo doméstico o a los gatos, pero en realidad no está sensibilizado.20 La identificación y la reducción de la exposición a los alérgenos a los que los pacientes que están sensibilizados, en particular a los ácaros del polvo, puede reducir el riesgo de agravamientos del asma inducido.1 

También es importante identificar y tratar las comorbilidades alérgicas. Por ejemplo, tanto la rinitis alérgica como la no alérgica son factores de riesgo para la aparición del asma.21 Más del 80 por ciento de las personas con asma también sufren de rinitis, lo que sugiere el concepto de «una vía respiratoria, una enfermedad».4 La presencia de rinitis alérgica suele agravar el asma, lo que aumenta el riesgo de crisis asmáticas, visitas a urgencias e ingresos hospitalarios a causa del asma.22-26

Un análisis de sangre, junto con un historial médico relativo a alergias, puede ayudar a identificar los desencadenantes de los alérgenos subyacentes.

Cuatro preguntas para hacer a un profesional sanitario sobre el asma

Lo más importante es conocer cuáles son los desencadenantes alérgicos subyacentes. 

Hasta el 90 por ciento de los pacientes están sensibilizados a más de un alérgeno.11El efecto es acumulativo: Un paciente puede tener una serie de desencadenantes, que combinados entre sí puede dar lugar a síntomas.7,12

Recomendaciones y guía práctica para el asma alérgica

Las recomendaciones se basan en determinar de forma sistemática los factores que provocan o agravan el asma y documentarlos en la historia clínica y los planes de control del asma personales de todos los pacientes con asma.27La reducción de la exposición a uno o más desencadenantes alérgicos puede ayudar a reducir los síntomas y la necesidad de medicación.28

Se han desarrollado guías prácticas para clasificar y abordar el tratamiento del asma y se ha demostrado que un tratamiento basado en las recomendaciones mejora el control de la enfermedad.29

 

Conozca las recomendaciones y las guías prácticas.

Herramientas para entender la alergia

 

Monitorice la información de los síntomas de la alergia para aprovechar al máximo la visita a un profesional sanitario.

Obtenga más información acerca de los alérgenos específicos, incluidos los síntomas comunes, el tratamiento y el alivio. 

¿Es usted es un profesional sanitario? Obtenga información exhaustiva sobre cientos de alérgenos y componentes de alérgenos.

Contenido relacionado

¿Desea obtener más información sobre alergia? Vea la variedad de temas tratados.

  1. Murray CS, Foden P, Sumner H, et al. Preventing Severe Asthma Exacerbations in Children. A Randomized Trial of Mite-Impermeable Bedcovers. Am J Respir Crit Care Med. 2017;196(2):150–158.
  2. Allen-Ramney F, Schoenwetter W, Weiss T, et al. Sensitization to Common Allergens in Adults with Asthma. JABFP. 2005;(18)5 434-439. 
  3. Host A, Halken S. Practical aspects of allergy-testing. Paediatr Respir Rev. 2003; (4) 312-318.
  4. Pawankar R, Holgate S, Canonica G, et al. World Allergy Organization. White Book on Allergy (WAO). 2011. http://www.worldallergy.org/UserFiles/file/WAO-White-Book-on-Allergy_web.pdf. Consultado en diciembre de 2017. 
  5. American College of Allergy, Asthma & Immunology, “Asthma Attack,” https://acaai.org/asthma/symptoms/asthma-attack, consultado en abril de 2020. 
  6. American College of Allergy, Asthma & Immunology, “Outgrowing asthma?” https://acaai.org/resources/connect/ask-allergist/outgrowing-asthma, consultado en abril de 2020. 
  7. Eggleston PA. Control of environmental allergens as a therapeutic approach. lmmunol Allergy Clin North Am. 2003;23(3):533-547.
  8. Morgan WJ, Gruchalla R, Kattan M, et al. Results of Home-Based Environmental Intervention among Urban Children with Asthma. N Engl J Med. 2004;351:1068-80. 
  9. Halken S, Hansen L, OSterballe O. Effect of mattress and pillow encasings on children with asthma and house dust mite allergy. J Allergy Clin Immunol. 2003;111:169-76.
  10. Eggleston PA. Control of environmental allergens as a therapeutic approach. lmmunol Allergy Clin North Am. 2003;23(3):533-547.  
  11. Giorgio Ciprandi, Cristoforo Incorvaia & Franco FratiThe Italian Study Group on Polysensitization (2015) Management of polysensitized patient: from molecular diagnostics to biomolecular immunotherapy, Expert Review of Clinical Immunology, 11:9, 973-976, DOI: 10.1586/1744666X.2015.1062365.
  12. Wickman M. When allergies complicate allergies. Allergy. 2005;60 (suppl 79):14-18. 
  13. Allen-Ramey F, et al. J Am Board Fam Pract. 2005;18(5):434–439.
  14. Host A, Halken S. Allergy. 2000;55:600-608. 
  15. Morgan WJ, et al. N Engl J Med. 2004;351:1068-80.
  16. Zethraeus N, et al. Italian Journal of Pediatrics. 2010;36:61. 
  17. Janson, et al. J Allergy Clin Immunol. 2009;123:840-6.
  18. Duran-Tauleria E, Vignati G, Guedan MJ, et al. The utility of specific immunoglobulin E measurements in primary care. Allergy. 2004;59 (Suppl 78):35-41. 
  19. Niggemann B, Nilsson M, Friedrichs F. Paediatric allergy diagnosis in primary care is improved by invitro allergen specific IgE testing. Pediatr Allergy Immunol. 2008;19:325-331.
  20. Smith HE, Hogger C, Lallemant C, et al. Is structured allergy history sufficient when assessing patients with asthma and rhinitis in general practice? J Allergy Clin Immunol. 2009;123:646-650. 
  21. Scadding GK, Durham SR, Mirakian R, et al. BSACI guidelines for the management of allergic and non-allergic rhinitis. Clin Exp Allergy. 2008;38:19-42.
  22. Bousquet J, Van Cauwenberge P, Khaltaev N, et al. Allergic rhinitis and its impact on asthma. J Allergy Clin Immunol. 2001;108(suppl 5):S147-S334. 
  23. Thomas M, Kocevar VS, Zhang Q, et al. Asthma-Related Health Care Resource Use Among Asthmatic Children With and Without Concomitant Allergic Rhinitis. Pediatrics. 2005;15:129-134.
  24. Price D, Zhang Q, Kocevar VS, et al. Effect of a concomitant diagnosis of allergic rhinitis on asthma-related health care use by adults. Clin Exp Allergy. 2005;35:282-287.  
  25. Crystal-Peters J, Neslusan C, Crown WH, et al. Treating allergic rhinitis in patients with comorbid asthma: the risk of asthma-related hospitalizations and emergency department visits. J Allergy Clin Immunol. 2002;109(1):57–62.
  26. Valovirta E. Managing Co-Morbid Asthma With Allergic Rhinitis: Targeting the One-Airway With Leukotriene Receptor Antagonists. World Allergy Organ J. 2012;5:S210-S211. 
  27. National Review of Asthma Deaths (NRAD). Why Asthma Still Kills: Confidential Enquiry Report. London: RCP; 2014.
  28. NIH Guidelines for the Diagnosis and Management of Asthma, 2007. 
  29. Shiffman RN et al. Bridging the Guideline Implementation Gap: A Systematic, Document-Centered Approach to Guideline Implementation. J Am Med Inform Assoc. 2004;11:418–426.